BUENO, DIGAMOS SABIO Y RESISTENTE COMO LA ARENA MOJADA Por: Amado del Pino

BUENO, DIGAMOS
SABIO Y RESISTENTE COMO LA ARENA MOJADA
Por: Amado del Pino

Artículo Publicado en la revista UNEAC (Unión de escritores y artistas de Cuba)

He estado cerca del nacimiento y el ejemplar crecimiento de Ediciones Cumbres. En tiempos de crisis, cuando muchos proyectos similares se ven obligados a cerrar sus puertas y otros buscan en la frivolidad el urgente remedio para las arcas
vacías, la empresa que dirige, en Madrid, Mayda Bustamante no cesa de ganar en ambición cultural y rigor profesional.
Una prueba clara de la afirmación anterior la encontramos en El secreto de Ofelia: teatro, tejidos, el cuerpo y la memoria, de la destacada escritora, pedagoga, filósofa y —tal vez más que todo— poeta Marifé Santiago Bolaños.
La lectura de este libro, sabio y a la vez agradable, locuaz pero sintético, me trajo varias satisfacciones. El eficaz diseño de Carril Bustamante contribuye a que resulte fluido y natural el transcurrir de páginas llenas de experiencias intelectuales pero también con mucho de reflexión sobre la vida humana más allá de lo libresco. Se incluyen fotos de la autora que a ratos
ilustran y las más de las veces dialogan de forma desenfadada con el rico mundo de ideas en juego.
La editora Liuba Cid y la autora logran un ejemplar equilibrio entre la procedencia variada de los textos que incluye el libro y la dramaturgia singular de esos temas en el cuerpo del texto. No hay aquí nada del típico cajón de sastre y menos de esas mal hilvanadas antologías o recopilaciones de calidad desigual y utilidad limitada.
Con una prosa de altos quilates —donde el rigor filosófico y la sensualidad poética parecen danzar todo el tiempo y sin perder el compás— Marifé se desliza por los temas; los junta e ilumina. Las notas al pie nos dan cuenta (con una seriedad que siempre se agradece) de parciales publicaciones anteriores o de que tal tema acompañó una de las muchas conferencias que esta sólida intelectual imparte por universidades y otras instituciones culturales. Ese dato lo olvidamos enseguida pues en el torrente del libro que nos ocupa todo tiene un sentido nuevo y se hace evidente que hay reescritura y ampliación y sobre todo que un concepto, unas obsesiones temáticas bien precisas apuntalan la unidad de El secreto de Ofelia…
Marifé Santiago Bolaños se adentra en varios temas y se asoma a diversas culturas. Me complace especialmente cuando nos hace saber de ritos o cosmogonías de Japón u otras latitudes que se suelen olvidar en los estudios europeos. El elemento más poderoso de unificación y continuidad es, a su vez, el que lo acerca a las resonancias culturales cubanas. Marifé es especialista en la obra de María Zambrano, tan influyente en un momento cardinal de nuestra vida cultural. Pocas veces se
consigue un manejo de las fuentes, una utilización del legado de otro autor con tanta eficacia y familiaridad.
Hacia el final del libro Marifé detalla una puesta en escena de la obra La tumba de Antígona, culminación de la pasión grecolatina de la gran escritora y filósofa malagueña. Ahora bien, la presencia de María Zambrano es perenne en el libro. Si
habla de teatro, subjetividad femenina, danza, fotografía, Marifé acude una y otra vez a las ideas de su maestra, más que para apoyarse en su hombro para situarla al centro de las reflexiones y propuestas de hoy.
Entre las muchas aristas por las que puede ser útil este sabio y apasionado libro está el incentivo para leer de nuevo y con los ojos más abiertos la formidable obra de Zambrano. Copio uno de los tantos párrafos en los que la ensayista plasma ángulos
poco abordados en la obra de la premio Cervantes: “La María Zambrano que recorre, en la escritura como testimonio y, no lo olvidemos, en su caso también como simbólica confesión, la Cuba secreta del brazo de Lezama Lima, hallando respuestas en
la luz, en el mar, en la calidez de una amistad…” (pág. 152)
Los libros que iluminan, inquietan y enriquecen nos suelen llevar hacia otras búsquedas y lecturas. El que nos ocupa me hizo revisar la relación —entre 1940 y 1953 de forma presencial y directa— de María Zambrano con Cuba y sus creadores.
Releí cartas y memorias; consulté las investigaciones de importantes estudiosos cubanos como Jorge Luis Arcos, José Prats Sariol o Roberto Méndez.
En ese regalo adicional, en las otras indagaciones a las que me lleva el nuevo libro de ediciones Cumbres encuentro la fascinación de Zambrano por Lezama, desde el primero y rápido encuentro en 1936. María supo ver la pertenencia esencial y
trascendente del gran poeta de la calle Trocadero con su país y su ciudad. Afirmó para siempre aquello de que Lezama era de La Habana como Santo Tomás lo era de Aquino y Sócrates de Atenas.
A su vez el autor de Paradiso resume en una carta a María Zambrano una admiración que se emparienta con el peso del legado de la andaluza en el formidable libro de Marifé Santiago. Cerremos escuchando a Lezama:
Desde aquellos años está en estrecha relación con la vida de nosotros; eran años de secreta meditación y desenvuelta expresión. (…) Éramos tres o cuatro personas que nos acompañábamos y nos disimulábamos la desesperación. Porque sin duda, donde usted hizo más labor de amistad secreta e inteligente fue entre nosotros. (…). Yo recuerdo aquellos años como los mejores de mi vida. Y usted estaba y penetraba en la Cuba secreta, que existirá mientra vivamos y luego reaparecerá en formas impalpables tal vez, pero duras y resistentes como la arena mojada.
Del mismo autor
UNA GOTA DE CAMPO
MEMORIAS MIRANDO A LA PANTALLA
VUELO ELEGANTE Y SUTIL
DESDE EL PIE HASTA EL ALMA PASANDO POR LAS IDEAS
CUBA BIEN CLASIFICADA EN EL TORNEO DEL AMOR
Unión de Escritores y Artistas de Cuba http://www.uneac.org.cu/index.php?module=columna_autor&…
1

Anuncios

Marta García: gotas de lluvia en un río de danza [1] – Crítica de Amado del Pino en www.cubacontemporanea.com

6 Abril, 2014 – 15:41
Por Amado del Pino
 

6 Abril, 2014 – 15:41

Imagen

La reciente presentación en Madrid del libro Danzar mi vida, de la Primera Bailarina y maestra de varias generaciones de danzantes Marta García, constituye todo un acontecimiento editorial, cultural y emotivo.

Este título de Ediciones Cumbres –con sabio prólogo de Roger Salas [2]- es, además, un hermoso objeto que cuenta con un detallado recorrido fotográfico por las etapas de la trayectoria de la protagonista, narradas con naturalidad, cercanía y belleza.

Enrique Otero, catedrático y exrector de la Universidad Rey Juan Carlos –sede inmejorable de la presentación, pues aquí ha desarrollado Marta su labor docente en los últimos tiempos- recordó que nuestra bailarina nació en Guanabacoa y evocó la coincidencia con el gran músico (tan querido en España) Ernesto Lecuona.

Otero dio lectura a unas pocas de las formidables reseñas críticas que mereció la carrera de la bailarina. Citó párrafos de los más influyentes periódicos de Barcelona, Nueva York o Londres. Al final de sus palabras hizo entrega a Marta –a manera de regalo personal- de un libro de versos de su autoría.

La poesía tuvo sitio de lujo en esta singular presentación. La actriz Maripaz Ballesteros –a quien el autor de estas líneas recuerda por su cercanía al teatro cubano durante décadas- puso su voz y su energía en dos de los entrañables poemas de García que forman parte del libro.

Del primero –dedicado a su maestra y guía artística y personal Alicia Alonso- anoté unos versos que tienen mucho que ver con el ejemplar sentido de la vida de esta artista y el testimonio que atrapa en su libro. Dice la Marta poeta: “Pequeñas gotas de lluvia/ que terminan siendo un río”.

Otro de los poemas que resonaron con fondo de música y la creciente emoción del auditorio está dedicado a Orlando Salgado, amor, compañero de escenario, partenaire integral de la mucha vida, consagración y esfuerzo que late en este libro.

Algo de poético o al menos hermoso se localiza en la forma en que Mayda Bustamante –directora de Ediciones Cumbres- se refirió al equipo de trabajo que hizo posible la salida del libro.

La también investigadora y destacada gestora cultural dejó claro que ver esta obra impresa es para ella la prueba de que los mejores sueños se pueden cumplir. Y al referirse al equipo editorial, afirmó que se había trabajado desde la profesionalidad pero también desde el amor.

La legítima humildad que ha acompañado la carrera y la proyección tanto pública como privada de Marta fue destacada por Alberto García, director del Instituto Universitario de la Danza Alicia Alonso.

En más de una ocasión en esa tarde de gracia se recordó que la protagonista nunca saca a relucir su formidable carrera como bailarina –quien redacta la recuerda especialmente en Bodas de sangre  y en Tarde en la siesta- ni las varias y prestigiosas instituciones en que ha ejercido como maestra.

También la música inundó el salón de Actos del Instituto Alicia Alonso. La violonchelista Pilar Ordóñez (además de acompañar los poemas con deliciosa eficacia) dirigió el coro Matisse en el cierre de la preciosa velada. Una de las canciones –en directa alusión a la homenajeada y la ciudad que tanto ama- fue una Habanera.

En mis apuntes de la enjundiosa tarde sobresale la agradable y sabia intervención de la escritora y prestigiosa docente Marifé Santiago Bolaños.

Después de narrar su sorpresa por encontrar a Marta García y a Salgado entre los alumnos de un máster que impartía, dejó claro que las figuras del Ballet Nacional de Cuba eran para ella legendarios. Confesó que durante años en España se esperaba por las visitas anuales de nuestro ballet con la misma ilusión con que –a la manera de estos días que ahora vivimos- se festeja el retorno de la primavera.

URL: http://www.cubacontemporanea.com/noticias/marta-garcia-gotas-de-lluvia-en-un-rio-de-danza

Enlaces
[1] http://www.cubacontemporanea.com/noticias/marta-garcia-gotas-de-lluvia-en-un-rio-de-danza
[2] http://www.cubacontemporanea.com/noticias/sobria-nostalgia-de-un-escritor-rotundo

– See more at: http://www.cubacontemporanea.com/print/9074#sthash.YemSf3xR.dpuf

 

Discurso de Mayda Bustamante (Directora de Ediciones Cumbres) en la presentación del libro DANZAR MI VIDA de Marta García

Imagen

Buenas tardes;

Como directora de Ediciones Cumbres quiero en primer lugar agradecer al Instituto Universitario Alicia Alonso de la Universidad Rey Juan Carlos, y a su director Alberto García, el poder presentar este libro tan especial en un entorno tan apropiado para ello. Danzar Mi Vida de Marta García es la primera edición del año 2014. Ediciones Cumbres nace desde la necesidad de proponer a especialistas y a todos aquellos que se interesan por el arte y la cultura, nuevos temas de importancia relacionados con la Danza, Música y las Artes Escénicas. Su problemática y sus afinidades históricas entre diferentes géneros, temáticas y estilos, centran nuestra línea editorial con la que pretendemos crear un espacio abierto a investigadores y artistas, desde la reflexión multidisciplinar de las artes, con la mirada puesta en la danza y en la necesidad de llenar un vacío editorial existente.

Títulos como “Insolencias del Barroco” de Reynaldo González, Más allá del escenario: el ballet Muerte de Narciso de Alicia Alonso de Roger Salas, Sonetos por la Danza de Pedro Simón y “Alicia Alonso o la Eternidad de Giselle”, de mi autoría, completan, junto al libro que hoy presentamos el abanico de publicaciones dedicadas a la danza casi en su totalidad.

Marta García nos ofrece en DANZAR MI VIDA las memorias de su brillante carrera artística. Toda una vida dedicada a la Danza como Primera Bailarina del Ballet Nacional de Cuba,  Directora Artística del Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires y Directora artística, pedagoga y adaptadora de repertorio del Gran Ballet de Cámara del Instituto Alicia Alonso  de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Numerosas anécdotas y reflexiones sobre el ballet clásico sorprenderán al lector por su tono autobiográfico que se sitúa entre lo biográfico y lo reflexivo, entre lo íntimo y lo público. Marta García nos habla de su relación con grandes coreógrafos como Antonio Gades, su técnica y disciplina en la creación de clásicos como “Giselle”, “El lago de los Cisnes”, “Coppélia”, “Bodas de sangre” o “Tarde en la siesta”, el misterio y la magia que acompañan la representación. Un libro dedicado a los amantes del ballet, a estudiantes de danza y a todos aquellos que quieran adentrarse en el fascinante lenguaje de la danza desde la mirada profunda y cercana de una de sus grandes protagonistas.

Creo importante en este libro que no sólo son importantes las vivencias contadas en primera persona con autenticidad y frescura por Marta, sino que al mismo tiempo Danzar mi vida, es un retrato de una gran parte de la cultura cubana a partir de la década del 50 del Siglo XX, una manera personal de entender la historia de su Guanabacoa natal y multicultural, de los inicios de la televisión cubana, de la etapa de crecimiento del Ballet Nacional de Cuba tanto en Cuba como en el extranjero, del surgimiento de la Escuela Cubana de Ballet, de la participación de las figuras cubanas en los más prestigiosos Concursos Internacionales de Ballet, de los Festivales Internacionales de Ballet de La Habana, cita obligatoria para los grandes bailarines del mundo…

Sé que este libro será un tesoro para alumnos y Maestros de este Instituto, una oportunidad única, como lo es el día de hoy, para conocer un poco más de cerca la vida y la personalidad artística de esta gran mujer que hoy presenta en público sus memorias, con la intención, creo, de regalarnos no sólo la cronología de su vida, sino también, parte de su corazón. Reconozco públicamente que Marta y Landy forman desde hace tiempo parte del mío y lo tomo como un privilegio.

También quiero agradecer de forma especial el exhaustivo prólogo escrito por Roger Salas para este libro, la maquetación y diseño de Roberto Carril Bustamante, y el trabajo de edición de Liuba Cid y Amado del Pino. Un equipo que trabajó desde la profesionalidad pero también desde el amor. Y reconocer la valiosa colaboración en este acto de Liuba Cid, la violonchelista Pilar Ordoñez, la actriz María Paz Ballesteros y el Coro de Matisse de El Escorial.

Gracias Marta por haber confiado en Ediciones Cumbres para ello, y gracias también a Enrique Otero, Alberto García, Marifé Santiago y a Orlando Salgado por estar aquí con nosotros en esta charla entre amigos…. Y a todos ustedes por compartir.

PRESENTACIÓN DE EL LIBRO “DANZAR MI VIDA” el día 3 de Abril de 2014 en el Auditorio de la Universidad Rey Juan Carlos.

Intervinieron en la presentación del libro “DANZAR MI VIDA” de Marta García:
Mayda Bustamante (Directora de Ediciones Cumbres)
Alberto García Castaño (Director del Instituto Universitario de Danza Alicia Alonso de la URJC)
Enrique Orozco (Catedrático y Ex rector de la URJC)
Marifé Santiago Bolaños (Catedrática, escritora y profesora en la URJC)
Orlando Salgado (Profesor y ex bailarín del Ballet Nacional de Cuba)
y la autora Marta García.