En España rinden homenaje al Ballet Nacional de Cuba en su aniversario 65

En España rinden homenaje al Ballet Nacional de Cuba en su aniversario 65

28 octubre 2013

Con motivo del 65 aniversario del Ballet Nacional de Cuba (BNC) y del 70 Aniversario del Debut Escénico de Alicia Alonso en Giselle, el I Festival Iberoamericano de Teatro de Madrid, Ediciones Cumbres, la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE) y el Instituto “Alicia Alonso” de la Universidad “Rey Juan Carlos”, organizaron un emotivo acto en el Salón de Baile (Espacio III), del Circulo de Bellas Artes de Madrid, ocasión en que se presentó a Alicia el diploma que la nombra “Madrina del Festival Iberoamericano de Teatro” y la “Distinción Extraordinaria por la Oralidad” por parte de la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE).

Acompañaron a Alicia Alonso, Eugenio Martínez, Embajador de Cuba en España, Pedro Simón, Director del Museo de la Danza de Cuba, Fabián Pérez Arias, Director del Festival Iberoamericano de Teatro (FIT 2013), Francisco Garzón Céspedes, Director de (CIINOE), Alberto García, Director del Instituto de la Danza Alicia Alonso de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, la escritora y ensayista Marifé Santiago Bolaños y Mayda Bustamante, Directora de Ediciones Cumbres.

Fueron presentados 3 libros editados por Ediciones Cumbres: el primero Alicia Alonso o la eternidad de Giselle, de Mayda Bustamante a cargo de la escritora y ensayista Marifé Santiago Bolaños; el segundo Construir, siempre construir de Garzón Céspedes, donde Alicia responde a 100 preguntas de toda índole y se incluyen también tres poemas del autor sobre Alicia y el tercer libro Soneto por la Danza de Pedro Simón. Este último incluye una cuidadosa antología de sonetos, dedicados a la danza, escritos por grandes poetas iberoamericanos que van desde Miguel de Cervantes a Rafael Alberti.

Los asistentes disfrutaron de un fragmento del documental “Alicia Alonso o la eternidad de Giselle” y una alumna del Instituto entregó a la diva 65 claveles por cada año que conmemora el Ballet Nacional de Cuba. La sala estuvo completamente llena con diversas personalidades como el Conde de Pozos Dulces y el Acalde del Real Sitio de San Ildefonso, entre otras.

Al mismo tiempo la Compañía del Ballet Nacional de Cuba, en un emotivo acto dio lectura a un mensaje de la ilustre bailarina en felicitación por los 65 años del BNC, desde el Teatro “Romea” de la localidad de Murcia, donde se encuentran presentando “El lago de los cisnes”.

20131028-234053.jpg

Anuncios

Madrid se rinde ante Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba

Prensa Latina
AGENCIA INFORMATIVA LATINOAMERICANA
Madrid se rinde ante Alicia Alonso
y el Ballet Nacional de Cuba

Escrito por Eduardo Rodriguez-Baz
28 de octubre de 2013, 14:56 Madrid, 28 oct (PL)

El Ballet Nacional de Cuba (BNC) y su directora, Alicia Alonso, fueron homenajeados por el I Festival Iberoamericano de Teatro de Madrid, que nombró a la mítica bailarina y coreógrafa Madrina Honorífica de esta muestra.

La apertura del acto, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de la capital española, estuvo a cargo del director del citado certamen, Fabián Pérez, quien rememoró que un día como hoy, de 1948, se fundó el BNC.

Es una bendición que Alicia sea nuestra madrina de honor, subrayó Pérez, tras entregar a la prima ballerina assoluta un pasador que la acredita como tal.

Además del 65 cumpleaños de la prestigiosa compañía cubana de danza, el Festival Iberoamericano de Teatro de Madrid (FIT) también rindió tributo al aniversario 70 del debut escénico de Alicia Alonso en Giselle, el 2 de noviembre de 1943.

Precisamente, Mayda Bustamante, autora del libro Alicia Alonso o la eternidad de Giselle, declaró a Prensa Latina que el BNC celebrará el venidero 2 de noviembre una función única de Giselle en el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

El escrito de Bustamante, uno de los tres textos presentados durante la velada, fue elogiado por Marifé Santiago Bolaños, destacada novelista, ensayista y poeta española y profesora del Instituto Alicia Alonso de la Universidad Rey Juan Carlos.

Tras desear mucha vida a Alicia y darle las gracias por existir (parafraseando a la propia autora del libro), Santiago Bolaños resaltó los 38 años que Bustamante estuvo al lado de la artista.

Haber estado junto a ella todo ese tiempo es un privilegio en mi vida, en lo profesional pero sobre todo en lo humano, reconoció la propia creadora a esta agencia.

A su turno, el director de la Compañía Nacional de Danza de España, José Carlos Martínez, enalteció la figura de Alonso y del Ballet Nacional de la isla caribeña.

Alicia no solo ha sido inspiración y guía para generaciones de bailarines cubanos, sino que ha hecho soñar a millones de personas en este mundo, remarcó Martínez, estrella del Ballet de la Ópera de París.

Además de la obra de Mayda Bustamante fue presentado Soneto por la Danza, de Pedro Simón, director del Museo de la Danza de Cuba y esposo de la prima ballerina.

Se trata de una cuidadosa antología que Simón realizó sobre sonetos, dedicados al ballet, escritos por grandes plumas iberoamericanas que van desde Miguel de Cervantes a Rafael Alberti.

A juicio del reconocido investigador literario, Alicia probó que sí se podía hacer ballet clásico en América Latina y al más alto nivel, motivo por el cual consideró que el 2 de noviembre es una fiesta de los latinoamericanos, no sólo del BNC y de su directora.

La presentación de “Construir, siempre construir”, del escritor, periodista y director escénico, Francisco Garzón Céspedes, cerró el homenaje a esta leyenda viva de la danza mundial, como la definió José Carlos Martínez.

El libro de Garzón Céspedes es la entrevista más extensa que la intérprete haya respondido jamás, en la que contesta un centenar de preguntas de toda índole, e incluye tres poemas del autor sobre Alicia.

Ante tantos elogios, la legendaria bailarina confesó: “No sé cómo dar las gracias y me han emocionado demasiado. Estoy deseosa por conocer a esa persona que se llama Alicia Alonso”, bromeó.

Al acto en el Círculo de Bellas Artes asistió el embajador cubano en España, Eugenio Martínez, y diplomáticos de esa legación antillana.

RC/edu

Las vivencias jerezanas de Alicia Alonso. Publicado en Jerez Cultura. 24/10/2013

alicia

Pocos saben que la gran bailarina y coreógrafa Alicia Alonso, actual directora del Ballet Nacional de Cuba (compañía que estará en el Teatro Villamarta con ‘Coppélia’ el 31 de octubre), vivió en Jerez allá por el año 1929 junto a su familia. “Ella guarda muy buenos recuerdos de aquella época, que siempre están en su corazón”, señala Mayda Bustamante, quien ha compartido muchos momentos de su vida artística desde su anterior cargo de vicepresidenta del Gran Teatro de La Habana.
Bustamante prepara ahora un libro que probablemente se llamará ‘La dimensión de Alicia Alonso en España’, donde abordará con más detalles estas vivencias jerezanas. Será su segundo trabajo editorial sobre la gran artista, puesto que presenta estos días el libro ‘Alicia Alonso o la eternidad de Giselle’, con motivo del 70 aniversario del debut en este personaje de la gran bailarina.
La llegada desde Cuba a Jerez vino motivada por motivos profesionales de su padre. El teniente veterinario Antonio Martínez Arreondo ya tuvo que desplazarse con su familia a Estados Unidos para perfeccionar sus estudios en el ramo. La importancia en nuestra ciudad de la cría caballar en instalaciones militares fue la razón principal por la que el Ejército cubano decidió enviar al teniente veterinario para continuar con sus investigaciones.
“En Jerez, Alicia y su hermana se dedicaron a tomar clases de danzas españolas para cumplir el deseo de su abuelo”, sostiene la autora. Él quería que las niñas aprendieran bailes españoles, puesto que de esa forma “le traerían un pedazo de su tierra”. Concretamente, de Cantabria, donde se sitúan los ancestros españoles de la mayor parte de su familia.
Su primera maestra fue una mujer corpulenta –narra Mayda Bustamante- que, tras unas primeras clases, ya no volvió a aparecer por la casa. “Años después se enteraron de que estaba embarazada”. Después tuvieron una maestra “joven y alegre” que enseñó a las niñas “bailes folclóricos tradicionales como las sevillanas, las malagueñas y las jotas”.

Contacto con las castañuelas

De estas enseñanzas, Mayda Bustamante destaca cómo la niña Alicia –que contaba con 8 años de edad- se sintió fascinada “por la postura orgullosa de la cabeza, junto a la fluidez de los movimientos sugerentes de los hombros y de las caderas”. Sin embargo, mayor impresión aún le causaría su primer contacto con las castañuelas. “Tanto encanto produjo en Alicia que las usaba en la cama para asegurarse de que podía tocarlas en cualquier posición que adoptaran sus manos y sus brazos”.
En el nuevo trabajo editorial que sobre Alicia Alonso prepara Mayda Bustamante, también se afirma que “en Jerez escuchó flamenco, el taconeo de los bailarines” y que, tras su estancia en nuestro país, “guardaría el recuerdo de una España vibrante, alegre, colorida” y donde entró por primera vez a un teatro, acompañada de su madre.
En cualquier caso, Mayda Bustamante –cuya relación personal y artística con la directora del Ballet Nacional de Cuba asciende a 38 años- ha puesto en el mercado editorial un interesante trabajo titulado ‘Alicia Alonso o la eternidad de Giselle’, publicado por Ediciones Cumbres. Se trata de la recopilación más completa publicada sobre su genial interpretación del personaje, la más extraordinaria en la historia del ballet en el siglo XX según afirman los críticos. También recoge los testimonios de la bailarina sobre el tema en diferentes momentos.
‘Alicia o la eternidad de Giselle’ ha sido presentado en varias ciudades españolas con la presencia de la propia bailarina, la autora y Pedro Simón, director del Museo Nacional de la Danza de Cuba.

EL PERENNE MISTERIO. De Abilio Estévez.

El Perenne misterio *
Abilio Estévez.
En esta tarde, en esta extra tarde, estoy dispuesto a afirmar que lo más atractivo de la vida son los misterios. Hablo de todos los misterios. Como decía Fernando Pessoa: El perenne misterio que atraviesa/ Como un suspiro cielos y corazones… Pero en rigor quisiera referirme hoy, ahora, muy en particular, al misterio de la Isla en que vivimos. No por habitarla, por intentar conocerla, por estudiarla, por andar sus múltiples laberintos, creo que lograremos interpretarla, definirla mejor. Ahí está ella, la Isla, inescrutable, sibilina, proponiendo enigmas como una ESFINGE. La Isla será siempre un misterio. Misterio resulta para mí, por ejemplo, que siendo durante mucho tiempo casi tierra de tránsito, haya dado la literatura extraordinaria de nuestro siglo XIX, con esos poetas exquisitos y de nombres evocadores, nombres que hasta resultan un gozo para la pronunciación: José Jacinto Milanés, Luisa Pérez de Zambrana, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Joaquín Lorenzo Luaces, Julián del Casal, José Martí… Misterio es que ciudades perdidas como Guantánamo o Manzanillo, hayan aparecido Regino Boti y José Manuel Poveda. Misterio es el misterio de un Wilfredo Lam, de una Amelia Peláez, de un Víctor Manuel… El misterio es el misterio de Amadeo Roldán, Alejandro García Caturla, de Ernesto Lecuona… El misterio del boom narrativo de los años 40. El misterio supremo de la revista Orígenes. Entendámonos, no estoy hablando de París, Milán o Nueva York. Ni siquiera estoy mencionando México o Buenos Aires. Estoy detenido de repente en una pequeña Isla entre el golfo de México y el Mar Caribe. Una Isla muy joven y mezclada, una isla negra, blanca, china, donde el sol resulta de una inclemencia pavorosa, y cuyos caminos son aún polvorientos y difíciles de transitar. Estoy detenido de repente en una isla de turbonadas, de ciclones, de canículas y sequias. Una Isla de palayas, de excesiva luz y de tantos y perturbadores aromas, de apariencia extrovertida y de una alegría tan intensa que se diría falsa. Una Isla cuya historia no ha sido precisamente feliz. Y sí, debemos reconocerlo, en esta rara porción de tierra rodeada de agua por todas partes, para alimentar el misterio, se han dado siempre los milagros. ¿Qué otra cosa puede ser? Milagro. Podría poner aún más ejemplos, me limitaré a uno cimero y que nos convoca definitivamente en esta tarde: siendo, como somos, el país de la conga, del guaguancó, de la rumba de cajón y de la salsa, hemos podido ofrecer al mundo una de sus más grandes bailarinas clásicas. ¿o parece, a primera vista, paradójico? ¿No resulta inexplicable? No lo es, claro, en absoluto no lo es, y nosotros sabemos que se trata de insólito equilibrio, de una fenómeno de vasos comunicantes. Pero ¿cómo explicarlo? Alicia Alonso es un misterio entre los misterios de la Isla. Ella es, al propio tiempo, uno de nuestros más relumbrantes milagros. Con esta frase, no creo repetir tópicos. Es muy difícil tocar la grandeza con las palabras de todos los días. Sin embargo, reconozco que aquí me refiero a Alicia Alonso con la certidumbre que me da la experiencia. Siempre me he vanagloriado de haber tenido la dispensa divina de haber sido espectador de catorce funciones de Alicia en Giselle. Yo si se (lo recalco con soberbia, con vanidad-puedo darme ese lujo-) lo que significa la sofrosinia de una gran clase, un gran estilo, una gran pericia, una gran actuación. Yo si se lo que es lo leve, lo etéreo, lo técnico, lo sabio y lo dramático reunidos en un solo cuerpo. (Siempre que cometo semejante acto de arrogancia- bastante justificado, por otra parte-, recuerdo aquella conferencia de Dulce María Loynaz en la que, hablando de la función de Enrique Caruso a la que una vez asistió, pudo exclamar llena de altivez: “Cuánto jóvenes no cambiarían su juventud por mis 90 años con tal de haber oído cantar a Caruso…”) Lo más secreto del caso Alonso, no queda (y ahí comenzamos a tocar el misterio de los misterios) reducido a sí misma. No se trata tan sólo de la agilidad y el poder de sus puntas, de su port de tête o de su port de bras. Se trata únicamente de su capacidad histriónica o del elán vital que ha desprendido siempre su presencia escénica. Alicia posee lo que Lizama Lima gustaba de llamar “la condición irradiante”. No se ha completado en sí misma: ha sabido crear una compañía, una escuela, un público conocedor y lleno de entusiasmo. Su obsesión no ha sido sólo de ballerina, sino también de maestra y fundadora. Se supo acompañar de Fernando y Alberto Alonso. Se supo acompañar de otras grandes, como Loipa Araújo, Aurora Bosch, Josefina Méndez, Mirta Plá, Marta García… y es así que, de pronto, en una Habana ardiente y difícil, bajo un calor de infierno y una pobreza que a veces quiere paralizarnos, nos hallamos en la sala ecléctica de un gran teatro conmoviéndonos una vez más con una leyenda alemana, retomada por la mentalidad romántica de Théophile Gautier. Y la vieja historia cobra vida de nuevo, siempre, interpretada esta vez por jóvenes primeros bailarines (el viernes pasado yo disfruté del arte de dos príncipes: Alihaydée Carreño y Óscar Torrado) que lograron sacarnos, con sabiduría que han sido capaces de heredar, de los toscos terrenos de la “vida real” para llevarnos a esa otra vida, mejor, más noble y de mayor realidad, que es la vida de la poesía, la poesía del cuerpo, es decir de la danza. Insisto: un misterio. Un absoluto arcano que estemos aquí presentando la revista Cuba en el Ballet que ya este año se dispone a cumplir 30 años de fundada. Misterio y proeza. En este caso, mérito también de la tozudez y del sentido histórico de un investigador de la talla de Pedro Simón. En la Isla perdida entre el golfo de México y el Mar Caribe, la Isla del sol satánico y los aguaceros, no sólo la danza, sino además el instrumento teórico. Por encima de vicisitudes, de circunstancias difíciles, por encima de todo. Este número 94, me parece especialmente atractivo y justo. La representación de dos de las grandes figuras actuales: Alihaydée Carreño y Óscar Torrado; el homenaje puntual a Ramiro Guerra, otro de los grandes de la danza cubana, otro a quien tanto debemos, otro misterio- por fortuna entregado ahora a la ensayística en torno a los secretos de la danza moderna; la recuperación de textos olvidados o desconocidos de Alejo Carpentier… En fin, ustedes leerán, disfrutarán y juzgarán. Yo solamente he querido dejar aquí el testimonio de mi perplejidad. Sin pizca de chovinismo quiero expresar que no entiendo, que nunca podré entender, como un país tan pequeño ha podido darse el lujo de ser tan pródigo, pero sí voy a ser sincero, no me interesa desvelar enigmas, sino destacarlos. Cada cual que intente sacar sus propias conclusiones. Porque siempre que pueda, estaré dispuesto a afirmar que lo más atractivo de la vida serán siempre los misterios.
*Publicado en la revista “Cuba en el Ballet”, Nº.96/ Mayo – Diciembre 2000.

20131022-172250.jpg

PRESENTACIÓN DE ALICIA O LA ETERNIDAD DE GISELLE de Mayda Bustamante en Marbella.

El próximo viernes, 11 de octubre, el Teatro Ciudad de Marbella será el escenario para el Ballet Nacional de Cuba, que representará la obra “Coppélia”, a partir de las nueve de la noche. El precio de las entradas es de 20 y 30 euros y se pueden adquirir en la taquilla del teatro y en El Corte Inglés.
Será la primera vez que la prestigiosa compañía visita Marbella desde hace 20 años.
Y si Marbella ha conseguido poder traer hasta la ciudad al Ballet Nacional de Cuba ha sido gracias a la Fundación Banús, que patrocina el evento.

Bajo la dirección y la coregrafía de una de las bailarinas más importantes del ballet clásico en el ámbito iberoamericano, Alicia Alonso, llega a nuestra ciudad esta comedia, basada en un cuento de Hoffman.

La presentación del espectáculo ha servido además para presentar el libro “Alicia Alonso o la eternidad de Giselle”, una publicación sobre la interpretación de Mayra Bustamante del personaje.
El libro, que está profusamente ilustrado, recoge también varios ensayos y la cronología de Alicia Alonso en Giselle.
Precisamente este año se conmemora los 65 años de la fundación del Ballet Nacional de Cuba y el 70 aniversario de la primera vez que Alicia Alonso bailó Giselle.

20131010-150648.jpg

¡¡ULTIMAS UNIDADES DEL LIBRO + DVD!! “ALICIA ALONSO O LA ETERNIDAD DE GISELLE”

¡¡ULTIMAS UNIDADES DEL LIBRO + DVD!!
“ALICIA ALONSO O LA ETERNIDAD DE GISELLE” de Mayda Bustamante. (Ediciones Cumbres)
Incluye DVD con los mejores momentos de Alicia Alonso en Giselle.

Ahora precio de lanzamiento en la venta online en:
http://www.edicionescumbres.com

¡Un libro imprescindible en la biblioteca de los amantes del Ballet!
Un documento histórico sin precedentes que narra la historia de la gran bailarina Alicia Alonso en el Rol de Giselle, con motivo del 70 Aniversario de su estreno en el Metropolitan Ópera House de Nueva York.
Más de 300 páginas con fotografías inéditas, relatos y artículos que dibujan la figura inmortal de Alicia Alonso en su magistral interpretación de Giselle.
De “ALICIA ALONSO O LA ETERNIDAD DE GISELLE” la crítica especializada ha dicho:
“Voy a recomendar la lectura de este libro sin dudarlo un segundo. Creo sinceramente que cualquier bailarina que quiera hacer el papel de Giselle o, incluso, el de una sencilla Willi, debería tenerlo como libro de cabecera”.

Emilio Tenorio (Revista Éter)

ALICIA ALONSO o LA ETERNIDAD de GISELLE
MAYDA BUSTAMANTE
Edición: EDICIONES CUMBRES. CUADERNOS TERPSICORE
Coordinación editorial: Liuba Cid
Primera Edición, septiembre 2013 páginas. 273
Foto Cubierta: Jorge Valiente Fotos: Col. Museo Nacional de Danza (La Habana, Cuba

20131003-143828.jpg